• Sergio García Esteban

PS5, la nueva generación de consolas ya está aquí

Ayer mismo, tuvo lugar la presentación en sociedad de PlayStation 5, la nueva consola de Sony, que presumiblemente saldrá a la venta a finales de este año y que pretende convertirse en la máquina más potente del mercado.

Aunque, principalmente, me he mostrado en Internet como un ferviente seguidor de Nintendo, he de decir que también soy un gran fan de Sony; de hecho, hasta la fecha, he tenido y he disfrutado de todas sus consolas y sus juegos me han proporcionado horas y horas de diversión (nunca he tenido ninguna Xbox, por cierto. Lo siento, Microsoft). Por este motivo, y aunque he de reconocer que la política de la compañía japonesa en los últimos años no me ha gustado mucho, he de reconocer que tenía bastantes expectativas con el anuncio de PS5. Por ello, aprovecharé este post para hablaros brevemente de lo que me ha parecido. ¡Vamos allá!



Me gustaría comenzar por el final y hablar, en primer lugar, de una de las últimas cosas que se mostraron en el directo de anoche: el diseño. Cuando mostraron el mando, quedó claro que PS5 iba a romper con todos los esquemas establecidos por sus predecesoras, al menos en lo que a diseño se refiere, y ayer pudimos comprobar que así es.


Nada más verla, me recordó a algo, aunque no tenía muy claro de qué se trataba. Más tarde, pude darme cuenta:



Bromas aparte, he de decir que el diseño de PS5 no me llama especialmente la atención. Si bien es cierto que resulta novedoso y que rompe, por fin, con tres generaciones de consolas negras, no termina de ser del todo de mi agrado. Quizás sea por esa especie de “antenas”, al más puro estilo Cell de Dragon Ball, o tal vez se deba a que tenía tan altas las expectativas que, por muy bueno que fuese el diseño, iba a resultar imposible que las alcanzase, pero lo cierto es que, al menos de momento, estéticamente no me gusta PS5. Quizás cuando la vea en persona, y no en una foto, cambie de opinión.

Llegados a este punto, toca hablar de juegos, y es que, junto con el anuncio de la consola, Sony presentó muchos. No cabe duda de que PS5 vendrá acompañada con varios “pesos pesados”, como Gran Turismo 7 (salvo Mario Kart, no soy muy fan de los juegos de coches, pero hay que reconocer que es de los mejores simuladores de conducción), Ratchet & Clank, Resident Evil VIII: Village y mi querido Spidey.


Hay muchos más títulos que me dejo en el tintero, por supuesto, pero estos pocos que he mencionado dejan un claro mensaje: Sony viene pisando fuerte con su nueva consola y quiere que sea un éxito de ventas desde el primer día. Y también queda claro que, los que nos hagamos con ella, tendremos que rascarnos el bolsillo.

Para seros sinceros, creo que no me haré con esta consola el día de salida, pero muy probablemente acabe comprándola. Esto se debe a varias razones:

  1. Hasta el momento, no se ha mostrado ningún título al que me “muera” por jugar. Si bien es cierto que varios de los juegos mostrados me parecen muy buenos, hasta ahora no me he encontrado con ningún imprescindible. No se ha presentado ninguno de esos títulos que marquen un antes y un después en mi historia con los videojuegos, es decir, no hay un God of War o un Uncharted 4. Es probable que, más tarde o más temprano, acabe saliendo ese juego que haga que me compre la consola, y más teniendo en cuenta que todavía faltan unos meses hasta que la máquina se ponga a la venta, pero de momento prefiero ser cauto y decir que no me haré todavía con ella.

  2. Todavía nos falta por saber muchas de sus características. Se anunciaron muchas cosas ayer y, a buen seguro, en los próximos meses se irán desvelando muchas más, pero dado el momento en el que estamos, no se si merece la pena desembolsar todo el dinero que costará hacerse con PS5 de salida. No tengo muy claro si esta nueva consola supondrá un gran salto en comparación con PS4 o no (los fans de Sony van a matarme por decir esto).

  3. No he terminado de exprimir a mi PS4. Como nos pasa a la gran mayoría, hay muchos juegos que, por falta de tiempo y dinero, todavía no he jugado. Ahora, con el anuncio de PS5, es muy probable que el precio de estos títulos baje, por lo que podría ser interesante aguantar uno o dos años más con mi Play 4 antes de pasar a la siguiente generación, y así jugar a todos esos títulos que me faltan.

  4. Su precio. Todo apunta a que PS5 tendrá un precio relativamente “aceptable” y no será tan elevado como el que tuvo en su día PS3. Ahora bien, conociendo a Sony, es muy probable que en un tiempo acabe bajándolo, o que encontremos ofertas interesantes (pack con varios juegos, descuentos por Black Friday, etc.).

Teniendo en cuenta todo lo mencionado, y a modo de resumen, diré lo siguiente: PS5 me ha gustado, pero no me ha enamorado. Hay muchas incógnitas todavía en el aire con esta consola (catálogo “definitivo”, prestaciones, precio…), por lo que de momento puedo decir que no la compraré el día de salida. Prefiero aprovechar un poco más mi PS4, esperar a que baje el precio y, después, hacerme con ella. Porque muy probablemente acabe comprándola.


Hay otros temas que me hubiese gustado tratar en este post, como por ejemplo hablar de las dos versiones de la consola (la digital y la que viene con el lector de Blu-Ray) y cómo esto, a mi parecer, va a afectar al mundo de los videojuegos, o también cómo mi querida Nintendo va a reaccionar a la llegada no solo de PS5, sino también de Xbox Series X. Si queréis que os hable de estas cosas, o de cualquier otra que se os ocurra, no dudéis en dejar vuestro comentario.

10 vistas

© 2020 by SERGIO GARCIA ESTEBAN. Proudly created with Wix.com

  • Twitter Clean
  • Instagram - Círculo Blanco
  • w-facebook